miércoles, 5 de septiembre de 2012

Sharin no Kuni: Himawari no Shoujo

Un examen, tres obligaciones.
Aquí tenemos otra obra de Akabeesoft2 (AB2)

Anterior a G-Senjou no Maou, aquí tenemos otra fantástica NV, en la cual viviremos las aventuras que debe pasar Morita Kenichi para llegar a ser un Special High Class Individual (a partir de ahora SHCI), uno de los puestos más privilegiados que puede obtener una persona, en el cual está su vida, e incluso la de otros, en juego.
Nos encontraremos en una sociedad totalmente distinta a la que conocemos ahora. Los crímenes no se castigan con la prisión, sino con obligaciones. Y quien no cumpla su obligación, estará destinado a pasar por un campo de concentración (del cual es muy poco probable salir con vida). Aquí es cuando los SHCI entran en acción, ya que su labor es la de rehabilitar o guiar a las personas con obligaciones, de manera que puedan volver a tener una vida normal dentro de la sociedad.
Y el examen que debe superar el protagonista, Kenichi, no es ni más ni menos que conseguir que tres jóvenes chicas de instituto vuelvan a tener una vida normal. No solo eso, sino que Kenichi las conoce de cuando era niño, ya que el pueblo donde realiza el examen es su ciudad natal, la cual abandonó, junto a sus amigos, cuando hubo una rebelión del pueblo.
Ahora no me iré más por las ramas, ya que es mejor que descubráis la historia por vosotros mismos. Pasaremos a presentar a las chicas con las que trataremos a lo largo de la historia.



Mitsuhiro Sachi. Una chica con la obligación de "vivir 12 horas al día". Sí, sus días serán de 12 horas, ya que tiene que tomar un medicamento que la deja dormida (o mejor dicho, parada) durante 12 horas.
De carácter alegre, optimista, y con un cuerpo atlético, esta chica vive con una niña, Mana, en la residencia de estudiantes. Se duerme en clase y dedica su tiempo libre para hacer dinero mediante apuestas y el póker a través de internet. Será la primera chica a la que Kenichi tendrá que rehabilitar.




Oone Touka. Hija de la tutora de la clase, Oone Kyouko. Tiene la obligación  de obedecer a las órdenes de sus padres.
A diferencia de los demás, Touka no pasó su infancia en el mismo pueblo, por lo que Kenichi no la conoce de cuando era niño.
Es la tsundere. Nada más que decir su carácter. Rara será la ocasión en la que el protagonista hable con ella y no le mande a freír espárragos.





Hinata Natsumi. Castigada a no poder mantener contacto físico con personas del sexo opuesto, aunque los accidentes se perdonan. El SHCI a cargo de ella  es el único que puede tener contacto con ella, siempre que tenga un buen motivo.
Es tímida y no le gusta Kenichi. Siempre intenta estar sola, y se pasa el rato mirando al horizonte (o la pared). Además, Kenichi no va a tenerlo nada fácil para poder rehabilitarla.








Al igual que en G-Senjou no Maou, habrá capítulos en los que la historia se centre sobre cada una de las chicas. Sin embargo, en esta NV, el hecho de tener una relación con algunas de las chicas, no cambiará el desarrollo de la historia, a excepción del final (disponemos de cinco finales distintos según nuestras decisiones). Por lo tanto, al no tener cada chica su propia ruta, el juego se hace bastante más corto, quedándose en unas 20-30 horas.

No sólo se tratará la historia de las chicas aquí presentes, sino que al principio de cada capítulo se irá desvelando parte del pasado de Kenichi. La historia de su familia, su infancia, cómo abandonó a sus amigos y cómo se convirtió en cadete para SHCI.

Poco más tengo para decir de esta novela. La música encaja muy bien en todas las ocasiones, y tiene varios toques de humor que aligeran bastante la lectura. También veremos al prota hablar consigo mismo bastante a menudo... se ve que lo que fuma le ha vuelto majareta.

¿Y una opinión personal? Bueno, si he de decir algo, es que Touka es la que más merece la pena. En serio, es un amor de chiquilla, a pesar de que está todo el día diciéndole que se muera al pobre Kenichi (pero bueno, qué se le va a hacer, es la tsundere de turno!)

Y aquí acaba esto. Siento que esta entrada haya sido algo cortita, pero es que las cosas que me gustaría mencionar... son secretos de la historia. Así que... ¡es vuestra labor descubirlos! Si habéis disfrutado con G-Senjou no Maou, no dudéis en darle una oportunidad a Sharin no Kuni. No os decepcionará.

2 comentarios:

  1. Muy, muy parecida a G-Senjou no Maou, con la misma estructura de capítulos dedicados a chicas y la opción de acceder a ellas si quieres y obtener al final un epílogo especial.

    Las que más me han gustado han sido Touka y Sachi, pero no le hubiera dicho que no a Kyouko si hubiera estado entre las posibles candidatas...

    Igual que en G-Senjou, lo mejor lo dejan para el final y es en el capítulo 5 cuando vemos el clímax de la historia y disfrutamos a tope.

    Muchas gracias por recomendármela, me ha gustado mucho! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado :D Y sí, muy parecida a G-Senjou, pero tratando con un tema mucho más diferente... La verdad es que el tipo de sociedad que plantean es bastante curioso ^^u

      Eliminar